Actividades para aprender divirtiéndose:

Talleres y deportes. Como pintura, guitarra, teatro, repostería, taekwondo, coreografía, manualidades, etc. Facilitan la adquisición de algunas habilidades y desarrollan virtudes humanas como el orden, la paciencia, la constancia, etc.

Estudio dirigido. Las asocias disponen de dos salas de estudio con todas las condiciones de silencio necesarias y siguen un plan de trabajo de acuerdo con la coordinadora del estudio y su preceptora.

Preceptuación. Cada asocia tiene asignada una preceptora que le ayuda a mejorar y superarse en sus objetivos y metas personales. De forma periódica, la preceptora se entrevistará con los padres y madres para coordinar esta atención.

Solidaridad. Encauza la formación que se imparte en el Club hacia acciones concretas de ayuda social: jornadas de voluntariado, visitas a los ancianos, etc.

Excursiones. Muchos fines de semana y en vacaciones se programan excursiones a diversos parajes naturales, culturales, etc que permiten conocer, aprender a respetar y a disfrutar el entorno. Estas salidas son planificadas por las monitoras que atiendan a su aprovechamiento y a la seguridad de las participantes.

Formación cristiana. Para conocer los fundamentos de la fe, sus implicaciones en la vida diaria y estar en condiciones de asumir con libertad los retos que plantea en la sociedad actual. En esta tarea colaboran un capellán y las preceptoras.